Beneficios del alivio del estrés al reprocesar los malos recuerdos

Jane descubrió a su prometido en la cama de otra mujer. La noche de este enfrentamiento, y el final tumultuoso de su compromiso, la persiguió durante años después del incidente. Los flashbacks de la escena del «descubrimiento» indujeron el mismo hechizo de náuseas y vómitos que ocurrió en esa fatídica noche. El simple hecho de escuchar su nombre provocó horas de llanto. Su deseo de conocer a otro hombre se vio frustrado por esta espiral de reacciones emocionales y, cuando acudió a recibir tratamiento, el sueño de Jane de tener otro romance se había desvanecido.

Para ayudar a Jane con sus recuerdos traumáticos, me embarqué en una técnica de terapia alternativa, Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR). La Dra. Francine Shapiro, la creadora de EMDR, delinea ocho pasos críticos de esta psicoterapia basada en la evidencia. Había progresado a la fase de Desensibilización y estaba preparando a Jane para confrontar el recuerdo.

«Recordar la imagen del trauma», instruí. «Retenga los pensamientos y las emociones de lo que experimentó».

Jane reflexionó: «Siento náuseas en la boca del estómago. Soy inferior a esta otra mujer. Es mi culpa, así que nunca debo volver a amar».

Continué activando deliberadamente sus creencias y sentimientos perturbadores.

«Concéntrate en los sentimientos de dolor, ira y tristeza. Siente las náuseas en la boca del estómago».

Cuando los pensamientos y sentimientos de Jane estuvieron claramente presentes, le pedí que siguiera un procedimiento poco ortodoxo.

«Ahora Jane, sigue mis dedos con tus ojos».

Jane siguió mis dedos hacia la izquierda y la derecha, y dentro de diez movimientos bilaterales, comenzó a respirar rápidamente y a sollozar. (Los pacientes que se someten a este procedimiento a menudo experimentarán una intensa reacción emocional y corporal durante los primeros movimientos).

«Vas a estar bien, Jane. Quédate conmigo», la alenté mientras mis dedos se movían de un lado a otro.

Las imágenes de su ex prometido y los fuertes sentimientos apegados a él se desvanecían paso a paso con cada conjunto de movimientos oculares, seguido de un profundo estado de relajación. Seguimos así con cada imagen traumática asociada a la escena del «descubrimiento» y la ruptura.

En tres sesiones de EMDR de noventa minutos, las escenas catastróficas se habían desvanecido y Jane tenía dificultades para recordar el nudo en la boca del estómago. Su diario de sentimientos mostró que los «hechizos» habían desaparecido y no se desencadenaron cuando completó una tarea de terapia difícil; es decir, confrontar a su ex para exigirle el pago de un préstamo.

Las sesiones de EMDR incluyen la instalación de autoafirmaciones positivas que se visualizan, repiten y refuerzan con movimientos oculares. Habíamos trabajado juntos para fortalecer los pensamientos racionales, y cuando Jane fue dada de alta, ella creía fervientemente… «Ya quedó atrás, todo en el pasado. Soy adecuado y valioso. Volveré a amar».

Memorias traumáticas. Hace un siglo, Freud propuso que los recuerdos traumáticos acechaban en la mente inconsciente, latiendo en este infierno subterráneo para perturbar nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. Desde entonces, los científicos y profesionales han trabajado incansablemente para comprender la función de lo que los neurocientíficos llaman «datos codificados»: ¿los malos recuerdos afectan nuestra vida cotidiana? ¿Podemos aprovecharlos para ayudar a aliviar el sufrimiento humano?

Mi renovado interés en el «trabajo de la memoria» surgió cuando leí acerca de un psicólogo que utilizó movimientos oculares rápidos para extinguir los recuerdos traumáticos. Puede que haya descartado esta nueva terapia por no ser científica, pero el Dr. Shapiro era un conductista en la tradición de los científicos más destacados del pasado, como Pavlov, Watson y BF Skinner. ¿Por qué esta respetada psicóloga conductual agitaba los dedos ante los ojos de un paciente? Decidí averiguarlo por mí mismo.

La Dra. Francine Shapiro es una maestra y pensadora talentosa. Comenzó nuestra sesión de capacitación con un fascinante relato de su descubrimiento. La psicóloga estaba dando un paseo por el parque y estaba preocupada por un factor estresante significativo en su vida. Notó que sus ojos se movían rápidamente, de lado a lado. Cuando volvió a los pensamientos llenos de ansiedad, estos habían disminuido de alguna manera misteriosa. Una pregunta fundamental surgió de esta experiencia: ¿Existe una conexión entre los movimientos oculares espontáneos y la extinción de la angustia emocional? ¿Algún evento neurológico natural eliminó sus preocupaciones?

Como científica del comportamiento, se vio obligada a poner a prueba su intuición clínica. Shapiro se embarcó en un programa para tratar a los veteranos de Vietnam que, después de décadas, seguían traumatizados por sus experiencias de guerra. El inmenso éxito de destraumatizar a las víctimas de la guerra impulsó más trabajo con la terapia de movimiento ocular y una revolución en el campo del tratamiento de la salud mental.

Durante más de dos décadas, Shapiro ha experimentado con este emocionante hallazgo y lo ha convertido en la terapia de más rápida expansión en la historia de la salud mental. Miles de médicos han completado la formación en EMDR y la técnica está siendo probada en estudios controlados en laboratorios y universidades de todo el mundo. Actualmente, EMDR se considera un procedimiento científicamente validado para el tratamiento del trastorno de estrés postraumático (TEPT). Además, se documentan resultados exitosos para el tratamiento de otros trastornos psiquiátricos, problemas de salud mental y síntomas somáticos.

Los médicos informan resultados positivos, y la técnica ahora se aplica a síntomas como el dolor crónico, la ansiedad y los trastornos de pánico, así como a las reacciones de duelo. El procedimiento de tratamiento también es exitoso con niños traumatizados. Una característica admirable del enfoque de Shapiro es claramente evidente en sus sesiones de capacitación: No se afirmará el éxito de EMDR sin una investigación científica que lo respalde.

Reprocesando Malos Recuerdos. Para obtener una comprensión básica de lo que sucede durante EMDR, considere este escenario: un niño está rodeado por la seguridad del entorno de su hogar. De repente, la serenidad se rompe por los aterradores sonidos de mamá y papá peleando. Los dos héroes del niño, las únicas fuentes confiables de seguridad en su vida, están teniendo un enfrentamiento. Esto asusta y abruma al niño, y sus reacciones emocionales reflejas son miedo y ansiedad. Su corazón late con fuerza y ​​la respiración es rápida. Quiere huir, retirarse a un lugar seguro, pero no hay dónde esconderse.

Afortunadamente, la pelea se calma y mamá y papá se acercan a su hijo para calmar sus nervios agotados: «Es solo un pequeño desacuerdo, cariño. Todo está bien». Esta crianza es útil y, por el momento, puede dejar de lado el trauma. Pero el cerebro tiene un trabajo importante que hacer: almacena esta experiencia que provoca miedo en una red de memoria codificada como «altercados peligrosos».

Imagine la multitud de veces que esta señal de peligro se activa en la infancia. Después de años de etiquetar, almacenar y hacer frente al estrés, nuestros cerebros han desarrollado numerosas redes de recuerdos para recordar, prepararnos y protegernos de futuras amenazas. Y hay miles de millones de células cerebrales dedicadas a esta tarea.

Como adultos, los conflictos en las relaciones pueden desencadenar la activación de esta misma red neuronal y la evasión/huida se convierte en la norma. La distinción entre amenazas pasadas y presentes es borrosa. En lo que respecta a nuestros cerebros, todavía estamos en peligro y escapar puede ser nuestro único modo de supervivencia.

En un caso de evitación crónica de conflictos, ¿un terapeuta EMDR alienta al individuo a recuperar y retener el recuerdo amenazante mientras se enfoca en un estímulo apremiante (un dedo moviéndose rápidamente frente a sus ojos)? La tarea dual, prestar atención y recuperar un recuerdo, es intrínsecamente difícil para el cerebro. Y, cuando la memoria y la atención enfocada ocurren juntas, una parece atenuar a la otra. Esta vía neuronal hacia el éxito terapéutico es una de varias teorías que se están investigando actualmente para ayudar a explicar el rápido éxito de la terapia de movimiento ocular.

Una tarea de atención dual como los movimientos oculares, cuando la utiliza un médico calificado como parte de un plan de tratamiento integral de ocho pasos, acelera el proceso de cambio. Cada faceta de la terapia se acelera: comprensión de los problemas, conexión del pasado con el presente, liberación de emociones poderosas, relajación y cambio de comportamiento.

Los movimientos oculares (y otras maniobras de atención dual comparables desarrolladas por Shapiro) tienen una forma de irrumpir en la red neuronal del cerebro que contiene recuerdos disfuncionales. Una vez que el médico accede a la red, los datos cobran vida. Y cuando se produce esta «liberación», la resolución no se queda atrás. Según Shapiro, la memoria se ha reprocesado con éxito.

Los ojos como sanadores. ¿Podrían ser los movimientos oculares rápidos las ‘llaves’ neurológicas que abren la mente inconsciente? ¿Está el tratamiento de salud mental al borde de una gran revolución, un salto gigantesco en la forma en que pensamos sobre la capacidad del cerebro para sanar? Es demasiado pronto para responder a estas preguntas con un rotundo «sí». La emoción aumenta con cada médico capacitado, cada tratamiento exitoso y cada estudio de investigación completado. Una mujer brillante con años de experiencia clínica dio un simple paseo por el parque y reflexionó sobre sí misma. La ciencia y la práctica de la psicoterapia se han beneficiado enormemente de lo que ella descubrió.

Rate this post